La Biblia hace afirmaciones pertenecientes a campos como la Astronomía, la Física, la Geología, la salud y la Psicología que apenas ahora podemos confirmar y que constituyen un adelanto,  a veces de miles de años en relación con el conocimiento y pensamiento de la época en que se escribió: veamos algunos ejemplos de astronomía, geología, salud y psicología:


   
 Astronomía
universo
 
 


-En el libro de Génesis la Biblia compara el número de estrellas con la arena a la orilla del mar. Gracias a la Astronomía moderna, esto se nos hace obvio ya que sabemos que nuestra simplemente nuestra galaxia tiene cientos de miles de millones de estrellas; y que vivimos en un universo con miles de millones de galaxias. Por muchos siglos a humanidad no sabía esto: y Hiparchus, padre de la Astronomía griega contó un total de mil ochenta estrellas entre los años 161 a 126 AC. Este número todavía se creía ser el exacto 300 años después cuanto Ptolomeo elaboró su famosa teoría planetaria. No fue hasta que Galileo inventó el telescopio en el siglo 17 que se mostró lo inexacto del conteo de Hiparchus.

-En 1929 Edwin Hubble hizo un descubrimiento que cambió la cosmología. Que el universo se expande. Esto está dicho en diversas ocasiones y diversos libros de la Biblia. (Job 9:8; Salmos 104.2, Isaías 40:22, 42:5, 44:24; 45:12; 48:13; 51:13, Jeremías 10:12 y 51:15).

-La Biblia también declara en Job 26:7 que la tierra flota. (A diferencia de las creencias de todos los pueblos antiguos que creían que estaba apoyada sobre animales o, como los griegos que la cargaba el Atlas.

-La Biblia también afirma que las estrellas emiten sonidos (Job 38:7, Sal.65:8). Apenas recientemente se ha comprobado y gracias a este sonido es que, por medio de radio telescopios, se puede estudiar a las quásares.

-A pesar de que las estrellas se ven iguales, ahora se sabe que cada una es distinta, como una huella digital. La Biblia ya afirmaba esto (Job 38:31, 1 Cor.15:41).


 
 Geología
volcanes
 
 


La Biblia habla en varios pasajes de fuentes en el mar. (Gen.7:11; 8:2; Prov.8:28; Job38:16). Lo interesante es que éstas se descubrieron en 1977. También la Biblia habla de montañas y valles en el fondo del océano (2 Samuel 22:16).

La forma redonda de la tierra también fue descrita como un círculo 300 años antes de que Aristóteles lo sugiriera y muchos siglos antes de que todo el mundo lo supiera.( Isaías 40:22).


Jeremías señala 2 limitaciones para la ciencia: Medir el universo y explorar el centro de la tierra. Hasta ahora ninguna de las 2 cosas se ha podido hacer.(Jeremías 31:37).
 
 Medicina
medico
 
 

La práctica de cuarentena para evitar el contagio de ciertas enfermedades dada en Levítico 13:46.

La vida está en la sangre, lo afirma Levítico 17:11. Apenas en la época moderna sabemos que la sangre es la que lleva agua y nutrientes a cada célula del cuerpo. Durante siglos, incluso, a los enfermos les hacían una cortada para que “drenara” el cuerpo la enfermedad – el resultado: muchos morían o se ponían peor.


Enterrar excremento está en Deuteronomio 23:12,13. Hasta el final del siglo 19, las medidas higiénicas, aún en las grandes ciudades, eran bastante primitivas. Se tenía por regla arrojar los excrementos a la calle y las moscas se reproducían propagando enfermedades que mataban a millones. Tal pérdida humana se habría podido evitar si tan sólo en Europa se hubiera tomado en serio este pasaje dado a Moisés miles de años atrás.

En cuanto a la ordenanza bíblica de lavarse las manos, tomamos el siguiente fragmento del libro: “Ninguna Enfermedad”, del Dr. S.I. Mac Millen, editorial Vida:
-En la ciudad de Viena (el centro de la medicina en ese mismo siglo) en los pabellones de maternidad de un hospital, moría una de cada 6 mujeres, de igual manera en otros hospitales del mundo. Los doctores atribuían las muertes a una lactancia postergada, estreñimiento o al miedo excesivo.

Cuando las mujeres morían, sus cuerpos se llevaban a una autopsia. Cada mañana la primer cosa que hacían los médicos era hacer las autopsias de esos cuerpos; después, sin lavarse las manos ni ponerse guantes, se dirigían al pabellón de maternidad para hacer exámenes de pelvis a mujeres vivas. En ese tiempo se nombró responsable de los pabellones de obstetricia al Dr. Isnaz Semmelweis, quien después de observar este procedimiento anti-higiénico estableció una nueva regla que consistía en simplemente lavarse las manos después de hacer una autopsia.

Después de esta medida sólo murieron 1 de cada 42 mujeres, hasta que luego de 4 meses la cantidad bajó a 1 de cada 84. Cifra 14 veces menor. Semmelweis observó también, la muerte de mujeres después de haber sido operadas, las cuales habían sido intervenidas por doctores que poco tiempo antes habían examinado pacientes sin lavarse las manos al terminar. Por lo que ordenó en seguida que todos los doctores debían lavarse las manos después de examinar a la paciente.

Lo que sucedió después fue inverosímil: se comenzaron a elevar gritos de protesta contra el fastidio de lavarse las manos, pero aún así el índice de muertes siguió bajando más. En todo esto, en lugar de reconocer a Semmelweis, recibió burla hasta que al final fue despedido del hospital. Su sucesor erradicó las medidas de higiene de Semmelweis y como resultado subió otra vez el índice de mortalidad.

¿Se convencieron entonces sus colegas? ¡En absoluto! Incluso lo siguieron ridiculizando. Durante 8 meses trató en vano de recobrar su posición dentro del hospital. Disgustado y deprimido se fue de Viena a otra ciudad donde la historia se repitió de principio a fin, incluso los médicos de ese hospital le dejaron de dirigir la palabra. Más adelante, decidió escribir un libro con su excelente documentación, que no hizo sino estimular a los sarcasmos de los doctores, hasta que al final perdió el juicio y fue internado en un sanatorio siquiátrico donde murió. Hoy día los médicos reconocen el trabajo de Semmelweis como uno de los más grandes avances de la medicina”(a).

Muchos siglos antes (35 para ser exactos) Dios había dado a Moisés instrucciones detalladas a cerca del método de lavarse las manos después de tocar a personas muertas, el cual especificaba que debía hacerse repetidamente en agua corriente dejando intervalos de tiempo para el secado y la exposición al sol (obviamente para matar bacterias). El jabón que se utilizaba contenía un irritante (aceite de madera), un antiséptico (aceite de hisopo) y un elemento para restregar (fibras de lana) para desalojar las bacterias. Aún hoy día se utilizan jabones semejantes.

Si se estudia las prácticas médicas de las civilizaciones más avanzadas de la época, notaremos que lo escrito en la Biblia, no eran prácticas comunes. Tomemos como ejemplo a Egipto:
-El Papiro Ebers es un libro de medicina escrito en Egipto aproximadamente en el 1552 a.C. Ya que Egipto ocupaba el lugar predominante en el mundo médico antiguo, este documento nos proporciona un registro del conocimiento más avanzado de medicina de aquel tiempo.

En él se aconsejan varios remedios para diversas enfermedades. Entre sus medicamentos mezclaban cosas como: polvo de estatua, caparazón de escarabajo, cabeza de anguila eléctrica, rabo de ratón, pezuñas de perro, pelo de gato, leche de mujer y semen de hombre. Por ejemplo a las astillas incrustadas en la piel les aplicaban sangre de gusanos y estiércol de asno.

Ya que el estiércol está cargado de esporas de tétanos, no es de extrañar que el tétanos cobrara un alto número de víctimas en Egipto. ¡Qué contraste con la sabiduría bíblica expresada a través de los escritos de Moisés! El no pudo haber aprendido los principios de higiene y alimentación tan avanzados que le ordenó a su pueblo de los egipcios. En la Biblia, Dios le prometió a Su pueblo, que si seguían Sus estatutos, El erradicaría de ellos las enfermedades que eran comunes para los egipcios” (Exo.15:26).


a) Tomado del libro "Ninguna enfermedad", Dr. S.I. McMillen, Ed. Vida

 
 Psicología
psicologia
 
 
Muchas de las corrientes de pensamiento psicológicas han venido como resultado de la experiencia subjetiva de algunos psicólogos en el tratamiento de personas muy perturbadas; muchas de sus teorías, si bien no todas, chocan con conceptos bíblicos que enfatizan asuntos como la moralidad, el carácter y la virtud como fundamentos del bienestar tanto psicológico como social.


Sin embargo, cuando la psicología ha recurrido a métodos más científicos los resultados de las investigaciones concuerdan asombrosamente con los preceptos bíblicos. Un ejemplo de esto lo tenemos en las investigaciones del profr. J D, Unwin.

Buscando probar la nociónd e Freud de que la civilización es un producto secundario de la sexualidad reprimida, este científico estudió 86 sociedades diferentes: Romanos, Griegos, Sumerios, Moros , Babilonios, Anglosajones…. Lo que descubrió sorprendió a muchos incluyendo al mismo Unwin.

Él encontró sin excepciones que estas sociedades florecieron en lo cultural y geográfico durante las eras en que se valoraba la fidelidad sexual. Así mismo, cada vez que las costumbres sexuales se relajaban las sociedades declinaban. Siendo un hombre sin convicciones religiosas Unwin expresó: “En el récord humano no existe una ocasión en la cual una sociedad retenga su energía después que una generación completamente nueva haya heredado la tradición que no insiste en la continencia prenupcial y posnupcial.”

A pesar que Unwin no podía explicarlo, propuso que en la Gran Bretaña hubiera una clase especial de ciudadanos que él denominó “alfa”. Personas que tomaran votos de castidad antes de casarse y observaran una estricta monogamia después de casados, todo esto para el  bienestar del imperio. Estos resultados están publicados en el libro Hopousía, con una introducción Aldous Huxley.

Actualmente se ha destacado la Psicología positiva: Una rama de la Psicología que se dedica a estudiar, mediante método científico social, lo que hace que la gente sea feliz y las sociedades prosperen. Ellos han concluido que la base del bienestar psicológico y social se encuentra en el desarrollo de la virtud y las fortalezas de carácter. Incluso han desarrollado un manual con 24 de estas virtudes. Estas 24 aparecen en abundancia en los preceptos y conceptos que a lo largo de la Biblia se nos dan; estamos hablando de cosas como la esperanza, la gratitud, el amor, la compasión, el perdón , la perseverancia, la integridad, etc.

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013