La Gloria de Dios

¿Qué es y cuál es su efecto en nuestras vidas?

¿Qué es la gloria de Dios?

En el Antiguo Testamento, la palabra gloria viene del hebreo "Kabod˜1", se traduce como gloria, honor, esplendor y en ocasiones riqueza, siempre como algo de mucho valor.

La raíz de esta palabra es “Kabad”, que significa “algo pesado˜2”. En el NT, la palabra griega es "Doxa˜3". Viene de una raíz que significa estimar o pensar, que a su vez viene de una raíz que significa "brillar o alumbrar". Se traduce, además de gloria, como: opinión, vista, juicio, esplendor, brillo, magnificencia, excelencia, perfección, majestad.

Muchas citas de la gloria de Dios van acompañadas de verbos como: ver, aparecer, mostrar, manifestar, resplandecer, mirar, alumbrar, iluminar. Por ejemplo, de la Nueva Jerusalén dice:
"La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella, porque la gloria de Dios la ilumina..." (Apo.21:23).

Si juntamos la raíz de la palabra en el Antiguo Testamento – algo de mucho valor; con la del Nuevo Testamento – alumbrar, podemos obtener una definición de la gloria de Dios: es cuando Dios nos muestra algo de mucho valor. Como veremos en otros artículos, la gloria de Dios generalmente se traduce en revelación: Dios nos permite ver algo de Sí mismo, de Sus propósitos y de la dimensión espiritual. Tal vez sea por lo anterior, que las oraciones de Pablo se concentran en pedir cosas como “entendimiento”, “sabiduría”, “revelación”, “conocimiento”, “iluminación”, etc.

¿Cuáles son algunas de las “cosas de valor” que Dios nos muestra?

En Efesios 1:15-21, Pablo nos habla de cuatro, las cuales él pide al “Padre de gloria” que de revelación, sabiduría, entendimiento e iluminación:

 

Abraham y el Dios de la Gloria

Hechos 7:2-3 nos narra el encuentro de Abraham con el Dios de la Gloria:
Y Esteban respondió:
«Escúchenme, padres y hermanos: El Dios de la gloria se le apareció a nuestro padre Abrahán mucho tiempo antes de que éste viviera en Jarán, cuando aún estaba en Mesopotamia, y le dijo: “Deja tu tierra y tu parentela, y ven a la tierra que te voy a mostrar
.” (RVC)

Abraham es considerado el “padre de la fe”. Vivía en medio de una cultura politeísta y fue llamado por Dios para salir de ella para conocerle a Él, el único Dios verdadero. También, a pesar de tener una esposa estéril, fue llamado a ser el padre de la nación que sería guardadora de Su Palabra y en la que nacería el mismo Hijo de Dios.

 

 

David y la Gloria de Dios

David fue otro hombre cautivado por la gloria de Dios. Veamos algunas de sus expresiones más conocidas:
«¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!
¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!
¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

«¿Y quién es este Rey de la gloria?»
«¡Es el Señor, el fuerte y valiente!
¡Es el Señor, el poderoso en batalla!»

 «¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!
¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!
¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

 «¿Y quién es este Rey de la gloria?»
«¡Es el Señor de los ejércitos!
El Señor es el Rey de la gloria!»

Salmos 24:7-10 (nblh)

“Jehová, la habitación de tu Casa he amado, el lugar de la morada de tu gloria”.
Salmos 26:8


 

Moisés y la Gloria de Dios

Dios se presentó ante Moisés como “el Dios de Abraham” y lo llamó a servirle (Exo.3:1-10). A partir de eso adquirió una enorme responsabilidad, ya que era el encargado de sacar al pueblo de Dios de la esclavitud en Egipto y formarlo como nación de Dios. Sin duda fue la gloria de Dios su fortaleza. Moisés tuvo varios encuentros con dicha gloria. La primera mención de la gloria de Dios en el Antiguo Testamento, está en Exo.16:7:
"...y en la mañana van a ver la gloria del Señor.." (RVC)

Aquí encontramos dos cosas:
1.   La gloria de Dios es algo que se ve. Alrededor de 35 citas de la gloria de Dios van acompañadas de verbos como: ver, aparecer, mostrar, manifestar, resplandecer, mirar, alumbrar, iluminar. De la Nueva Jerusalén dice:
"La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella, porque la gloria de Dios la ilumina..." (Apo.21:23ª).

 

     

Isaías y la Gloria de Dios

Isaías comenzó su ministerio después de un encuentro impactante con Dios y Su gloria:

“En el año que murió el rey Uzías, yo vi al Señor sentado sobre un trono alto y sublime. El borde de su manto cubría el templo. Dos serafines permanecían por encima de él, y cada uno de ellos tenía seis alas; con dos se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban. Uno de ellos clamaba al otro y le decía:

«¡Santo, santo, santo, es el Señor de los ejércitos! ¡Toda la tierra está llena de su gloria!» Isa.6:1-3 (RVC)

 

    

Ezequiel y la Gloria de Dios

Parece una constante: Cuando Dios llama a sus siervos, primero les dio una revelación de su gloria. Como hemos visto: A Abraham se le apareció antes de ordenarle dejar su tierra; Moisés tuvo su encuentro con Él en la zarza antes de ser enviado a Egipto; Isaías vio al Señor sobre el trono alto y sublime; a Andrés, Simón Pedro, Felipe y Natanael se les invitó a "venid y ved" antes de ser llamados a seguir (Juan 1:35-46); a Pablo lo rodeó “un resplandor de luz del cielo” (Hech.9:3), que “sobrepasaba el resplandor del sol” del medio día (Hech.26:13). Ezequiel, el “profeta de la gloria de Dios˜10, también tuvo un tremendo encuentro con la gloria del Señor antes de ser enviado como profeta a una "casa rebelde". El capítulo 1 de Ezequiel concluye con estas palabras:

Ésta fue la visión de la semejanza de la gloria de Jehová. Cuando la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de uno que hablaba”. Ez.1:28b (RV95)

 

 

Referencias

1 Esta palabra aparece 200 veces (40*5). 40 representa transición o cambio; 5 la gracia y el amor de Dios.

2 Aparece 121 veces, es decir, 112. El 11 puede significar el amor incondicional de Dios, por ejemplo, el en NT, la palabra Padre es un múltiplo de 11 en varios libros.

3 Ocurre 168 veces. La raíz de esta palabra es “Dokeo”, que también aparece un número de veces múltiplo de 11 – 66.

4 Debemos distinguir la diferencia entre información y revelación. La información viene por medios humanos como la investigación, el análisis y la enseñanza; la revelación viene de Dios. La información viene a la mente; la revelación al espíritu. La información no es mala; pero es insuficiente.

5 En el contexto, la gloria de Dios es Su revelación, ya que Pablo está orando por "sabiduría e inteligencia espiritual" (v.9).

6 Stg. 2:23

7 Todo esto está analizado con más detalle en el libro Abraham y el Dios de la Gloria.

8 Debemos distinguir la diferencia entre información y revelación. La información viene por medios humanos como la investigación, el análisis y la enseñanza; la revelación viene de Dios. La información viene a la mente; la revelación al espíritu. La información no es mala; pero es insuficiente.

9 De hecho, la primera vez que aparece la palabra gloria en la Biblia (kabod), se traduce como “riqueza”: Gen.31:1.

10 La expresión “la gloria de Dios” es usada 15 veces en su libro.

11 Sal.18:9-10; 80:1; 99:1; Heb.9:5

12 En el cap.10, Ezequiel nos dice que estos seres vivos eran querubines.

13 Ezequiel lo dice 11 veces en el cap.1. En total lo dice 15 veces en su libro.

14 chayah

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013