LA FE

 

Evidentemente Ésta era una de las características del SeÑor quién siempre fue positivo y nunca dudaba del cumplimiento de las promesas de su Padre. Esa fe desató el poder de Dios para sanidades y milagros; sus palabras siempre estaban cargadas con esa fe (Marcos11:23-24).

EN ESTA LECCIÓN APRENDERÁS A APROPIARTE DEL RECURSO QUE DIOS NOS DEJÓ PARA QUE GANEMOS NUESTRAS BATALLAS: SUS PROMESAS.


BASE BÍBLICA:  HEBREOS 11:1 Y MARCOS 11:22-25 

  • ¿QUÉ ES LA FE?
  • ¿QUÉ TRES COSAS SE NECESITAN PARA MOVER UN MONTE?
  • ¿QUÉ SE NECESITA PARA RECIBIR LO QUE PEDIMOS?

En la lección anterior, veíamos que para que podamos entrar en Su Plan perfecto y maravilloso, Dios nos pide sólo dos cosas, que son: 1. Arrepentimiento y 2. Fe en el Señor Jesucristo. En esta lección estudiaremos cuál es su importancia para nosotros, qué es la fe y cuál su falsificación.

 

LA IMPORTANCIA DE LA FE
Cuatro veces en la Escritura se repite la frase: "El justo por la fe vivirá", HABACUC 2:4; ROMANOS 1:17; GÁLATAS 3:11; Hebreos 10:38. Esto nos habla de que la fe es el sustento mismo de la vida del creyente.
En estos versículos se pueden observar algunos aspectos de la fe: en Hab.2:4-la fe y el orgullo son contrarias; en Gal.3:11-la fe y el tratar de guardar la ley son contrarias; en Heb.10:38-la fe y el retroceder son contrarias.

Cuando el Señor sanaba a alguien o hacía alguna obra en su vida, le decía: "Tu fe te ha salvado" o "Conforme a tu fe sea hecho". Podemos ver que todo lo que Dios hace en nuestras vidas, lo hace por medio de la fe:
Por la fe:

  • somos salvos. EFESIOS 2:8
  • estamos firmes  2 CORINTIOS 1:24
  • nuestros corazones son purificados HECHOS 15:9
  • recibimos la herencia de Dios HECHOS 26:18; SALMO 37:9,29; HEBREOS 6:12
  • somos justificados ROMANOS 5:1
  • tenemos entrada a la gracia de Dios ROMANOS 5:2
  • estamos en pie  ROMANOS 11:20
  • andamos, no por vista 2 CORINTIOS 5:7
  • hacemos maravillas entre nosotros GÁLATAS 3:36
  • somos hijos de Dios GÁLATAS 3:26
  • tenemos acceso con confianza a Dios EFESIOS 3:12
  • Cristo habita y reina en nuestros corazones EFESIOS 3:17
  • heredamos las promesas de Dios HEBREOS 6:12

Al capítulo 11 de la carta a los Hebreos, se le conoce como el Himno de la Fe  y ahí nos da una lista tremenda de cosas que hombres y mujeres de Dios han hecho mediante su fe. En el v.6  nos dice que sin fe es imposible agradar a Dios. Si hay algo que agrada el corazón de Dios, no es tan sólo que creamos en Él, sino que le creamos a Él.

Dios es Todo suficiente para nosotros y mediante el Nuevo Pacto Él ha hecho provisión para todas nuestras necesidades físicas, emocionales, espirituales, presentes, futuras y eternas.
¿Cómo apropiarnos de estas bendiciones? Existe un solo medio: la fe. ¡Esta es una de las palabras más pequeñas, pero que importancia tiene! Sin ella no podemos apropiarnos de las bendiciones de Dios.
           

¿QUÉ ES LA FE?
Hebreos 11:1 nos da la definición.

FE ES CERTEZA
El diccionario define esta palabra como: “firme adhesión de la mente a algo conocible sin temor de errar; certidumbre”. En el idioma griego significa: “título de propiedad”. Poner ejemplos de cosas que podemos decir que tenemos, sencillamente por tener la factura o título.
La fe es el título de propiedad de las promesas de Dios; la fe da por hecho las cosas que esperamos en el futuro. Mar.11:22-24 en el griego el vs.22 dice: “tened la fe de Dios” (o sea la fe de Rom.4:17) y el vs. 24 dice “creed que lo habéis recibido y os vendrá”.
Otro ejemplo de certeza lo encontramos en Mar.5:21-42 esp. vs. 28, 30-34, 36. También Mat.15:21-28.

FE ES CONVICCIÓN
El diccionario nos dice que lo contrario de esta palabra es: duda. Convicción es precisamente eso: ausencia de duda; no estamos pensando que si y luego que no (Santiago 1:6-7).

UN EJEMPLO DE FE
Romanos 4:17-22
Hubo un hombre a quien se le llama el Padre de la fe, a quien Dios le llama Su amigo y que "dio testimonio de haber agradado a Dios". Ese hombre fue Abraham. Abraham es el ejemplo de un creyente. En ROMANOS 4:17-22 podemos leer un poco del ejemplo de Abraham:

VS. 17
Dice que Abraham creyó a Dios. "A quien creyó"; es decir, creyó lo que Dios le dijo.
Cuando nosotros meditamos en Su Palabra, el Espíritu Santo hará que Sus promesas “salten” de las páginas de la Biblia, o al oír una predicación ciertas palabras vienen de una manera especial hacia nosotros, o al estar orando el Señor nos recuerda algo de Su Palabra: podemos decir que Dios nos está hablando... Es necesario creerle a lo que El nos dice.
Una característica de Dios es que Él llama las cosas que no son como si ya fuesen. Ésta es una característica de la fe. La fe tiene la certeza y por lo tanto habla como si ya fuera. Ésta es una característica de Dios. Dios llamó a Gedeón esforzado y valiente  antes de serlo y en la Escritura encontramos también que Dios llamó a Abram, Abraham, que significa Padre de multitudes antes que tuviera su primer hijo.
El verdadero creyente seguirá el ejemplo del Señor y llamará las cosas que no son como si ya fuesen, éste es un fruto de la fe.

VS. 18
La fe de Abraham estaba basada en la Palabra de Dios: Dios le había dicho, "Así será tu descendencia". Abraham no tuvo fe en la fe; no era como los de la Nueva Era que dicen: "Si creo sucederá". Abraham creía en lo que Dios le había prometido.
La verdadera fe cristiana se basa en la Palabra y en las promesas que Dios nos da a través de Su palabra y confía en que El las cumplirá.
También vemos que Abraham tuvo esperanza aunque humanamente no había esperanza, Abraham sabía que Dios era más poderoso que las circunstancias. Lo mismo, nosotros también podemos tener esperanza en medio  de un mundo que no la tiene, por muy “negras” que sean las circunstancias.

VS. 19
Nos dice que las circunstancias adversas no debilitaron su fe. Si realmente estamos creyéndole a Dios, no debemos desanimarnos ante las circunstancias adversas, aun cuando las cosas parezcan ponerse peor. Dios prometió que cumpliría Su Palabra, pero ¡nunca dijo que lo haría rápidamente!
Frecuentemente pasará un periodo de tiempo entre la fe y la contestación o materialización de lo prometido. Abraham esperó ¡25 años para recibir a su hijo! ¡Y en ese tiempo no dejó de confiar en Dios!

VS. 20
Aquí nos da el secreto que hacía que Abraham mantuviera su fe muy en alto: Daba gloria a Dios. Su fe se fortalecía mediante la alabanza a Dios.
El alabar hace que las cosas se pongan en la perspectiva correcta, el reconocer la fidelidad y la misericordia de Dios le da la paz a nuestra alma porque nos recuerda quién es Aquel en quien estamos confiando.
Pocas cosas le hacen tanto bien a nuestra alma como el alabar a Dios. El salmista decía: "Bueno es alabarte, oh Jehová". SALMO 92:1; 50:14-15

VS. 21
La fe de Abraham se basa no solamente en la Palabra de Dios sino también en el poder y la fidelidad de Dios. Dios es Fiel, lo que significa que Él siempre cumple lo que promete; Abraham conocía el carácter de Su Dios.
La Biblia nos dice que nadie que ha confiado en Dios ha sido jamás decepcionado (SALMO 34:5). Abraham aprendió una cosa: Que para Dios no hay nada difícil. GÉNESIS 18:14.
La fe aumentará a medida de que nosotros meditemos la Palabra de Dios, tengamos comunión con Su Espíritu Santo y también a medida de que pasemos por pruebas y veamos que Dios nos saca de una prueba, nuestra fe se incrementa para la siguiente prueba que tengamos que atravesar (ROMANOS 5:3-5).
           
Existen otros muchos ejemplos de fe en la Biblia (todos los hombres y mujeres de Dios eran movidos por ella). Uno de ellos es la mujer que tenía flujo de sangre en Mar.5:25-34.
Vs.34 Jesús le explica a la mujer (y a todos), que la clase de fe que tuvo ella, fue la que produjo resultados. ¿Cómo era esa fe?
Vs.27 Tenía el Objeto correcto: Jesús. Ella sabía, no que sanaría, sino que Jesús la sanaría. La fe no es “se que las cosas van a estar bien”, sino “se que Jesús va a hacer que las cosas estén bien”.
Vs.28 Tenía seguridad. No dijo “quizá seré salva”.
Vs.27 Actuó basándose en su fe: tocó el manto del Señor. La fe sin obras es muerta, debemos actuar en consecuencia de aquello que creemos que el Señor nos está respondiendo.

 

LAS PROMESAS DE NUESTRO DIOS

2 CORINTIOS 1:20 Este versículo nos dice que por medio de Jesucristo, todas las promesas de Dios son para nosotros. Nunca tenemos que dudar si Dios quiere cumplir una promesa, si Dios la dio es que quiere hacerlo. Lo que a nosotros nos toca es poner nuestra fe en las promesas.
Alguien alguna vez dijo que todas las promesas de Dios son como cheques firmados, que lo único que tenemos que hacer es cambiarlos para obtener el beneficio. En la Biblia hay más de 2,000 promesas y todas ellas son para nosotros, para que a través de la fe de la Palabra de Dios, obtengamos las respuestas que estamos esperando.
Como hemos visto: la fe se basa en las promesas de Dios, éstas a su vez se dividen en: Realidades pasadas y promesas futuras.

Realidades Pasadas
Hay ciertas "promesas" que el Señor nos ha hecho que son sucesos que han acontecido ya en el pasado. Un ejemplo de esto lo encontramos en EFESIOS 2:4-6. Si nos fijamos bien, los verbos de este pasaje están todos en el tiempo pasado. Nos dio vida...nos resucitó...nos hizo sentar. Éstas son cosas que Dios ya ha hecho por nosotros.
Para que estas promesas se hagan una realidad en nuestra vida lo único que tenemos que hacer es creerlo, si tratamos de “agregarle” alguna cosa más, no funcionará.
A veces pedimos, siendo ya cristianos, que Dios nos dé una nueva vida o que Dios nos haga morir al pecado, y cosas semejantes, y no sucede nada. Lo que pasa es que estas cosas Dios ya las hizo y se harán una realidad en nosotros a medida en que nosotros lo creamos.
Con Cristo estamos juntamente crucificados GÁLATAS 2:20; en Cristo tenemos vida y hemos sido resucitados a una nueva vida. Muchas veces el error está en que pedimos a Dios que haga algo que ya hizo, Él ya murió en la cruz pagando allí nuestros pecados, Él ya murió tomando nuestro lugar, por lo que nosotros estamos muertos en Él. Él ya resucitó, con lo que a nosotros nos ha sido dada una nueva vida con Él.
A veces pedimos: "Señor dame amor", y no nos damos cuenta de que "el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones". ROMANOS 5.5
En vez de pedir cosas que ya tenemos, debemos creer en estas realidades, dar gracias a Dios, confesarlas por medio de la fe y vivir en ellas.
En vez de decirle: "Señor, dame tu amor", mejor digamos: "Señor, gracias porque tu amor ha sido derramado en mí corazón"; "Gracias, porque soy una nueva criatura", "Gracias, porque estoy muerto y ya no vivo yo, Cristo vive en mí", "Gracias, que estoy sentado con Cristo en lugares celestiales y tengo acceso con libertad al Trono de la Gracia".

Promesas Futuras
Existen, sin embargo, cosas que tienen un aspecto futuro. En el caso de las promesas que están en futuro, debemos orar al Señor que cumpla Sus promesas y confiar en que Él lo hará. También debemos estar conscientes de que muchas veces estas promesas futuras tienen un aspecto condicional.
Algunos ejemplos de promesas futuras son:
HECHOS 16:31 Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa.
Esta es un promesa incondicional futura que podemos reclamar en oración y confiar que el Señor lo hará.
SALMO 32:8-9  Es una promesa de guianza y sabiduría. La única condición es no ser necios, sino acercarnos al Señor. Si necesitamos guianza o dirección podemos orar confiadamente al Señor esta promesa y creer en la respuesta del Señor.
FILIPENSES 4:19 Esta promesa fue dada por medio del apóstol Pablo después de haber recibido una ofrenda económica de los de Filipo. Es una promesa de bendición material.
2 CORINTIOS 2:14 Es una promesa de triunfo en Cristo Jesús.

LOS VEINTE “PUEDO TRIUNFAR” DE UN CRISTIANO
(Tomado del libro: “Emergiendo de la oscuridad” de N. Anderson).
1.-¿Por qué decir que no puedo, si la Biblia dice que puedo hacer todas las cosas en Cristo que me fortalece?( Filipenses 4:13).
2.- ¿Por qué afligirme por mis necesidades, si sé que Dios suplirá todas mis necesidades de acuerdo a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús? (Filipenses 4:19).
3.- ¿Por qué temer, si la Biblia dice que Dios no me ha dado espíritu de temor sino de poder, amor y dominio propio? (2a.Tim. 1:7).
4.- ¿Por qué tener poca fe para vivir para Cristo, cuando Dios me ha dado mucha fe? (Rom.12:3).
5.- ¿Por qué ser débil si la Biblia dice que el Señor es la fuerza de mi vida y que yo será fuerte y haré cosas porque conozco a Dios? (Salmo 27:1, Daniel 11:32).
6.- ¿Por qué dejar que Satanás controle mi vida si Aquel que está en mí, es mayor que el que está en el mundo? (1 Juan 4:4).
7.- ¿Por qué aceptar la derrota, si la Biblia dice que Dios siempre me lleva en victoria?(2 Corintios 2:14).
8.- ¿Por qué el carecer de sabiduría si Cristo se hizo sabiduría de Dios para mí y Dios generosamente me da sabiduría si se la pido? (1 Corintios 1-30 Santiago 1-5)
9.- ¿Por qué estaré deprimido, si puedo recordar el amor, la compasión y la fidelidad de Dios y tener esperanza? (Lamentaciones 3:21-23).
10.- ¿Por qué afligirme y alterarme cuando puedo depositar toda mi ansiedad en Cristo que se preocupa por mí? (1 Pedro 5:7).
11.- ¿Por qué seguir esclavizado si sé que hay libertad donde esté el Espíritu del Señor? (Gálatas 5:1).
12.- ¿Por qué sentirme condenado si la Biblia dice que no soy condenado porque estoy en Cristo? (Rom. 8:1).
13.- ¿Por qué sentirme sólo si Jesús dijo que El está conmigo siempre y que nunca me dejará ni me abandonará? (Mateo 28’20, Heb. 13-5).
14.- ¿Por qué sentirme maldecido o que tengo mala suerte si la Biblia dice que Cristo me redimió de la maldición de la ley para que pudiera recibir Su Espíritu? (Gálatas 3:13,14).
15.- ¿Por qué estar descontento, si yo igual que Pablo, puedo aprender a estar contento en toda clase de situaciones? (Filipenses 4:11).
16.- ¿Por qué sin valor si Cristo, se hizo pecado por mí para que yo pudiera llegar a ser la rectitud de Dios en El? (2 Corintios 5:21).
17.- ¿Por qué sentirme perseguido y atacado sabiendo que nadie puede estar en mi contra, si Dios, está conmigo? (Rom.8:31).
18.- ¿Por qué andar confundido, si Dios es el autor de la paz y el me dá conocimiento por medio de su Espíritu que habita en mi? (1 Corintios 2:12, 14:33).
19.- ¿Por qué sentirme fracasado, si soy vencedor en todas las cosas por medio de Cristo? (Rom.8:37).
20.-¿Por qué permitir que las presiones de la vida me molesten, si puedo cobrar valor por saber que Jesús, ha vencido al mundo y sus tribulaciones? (Juan 16:33).

 

CREO TENER FE, PERO NO ENTIENDO POR QUÉ TANTAS PRUEBAS
Mucha gente tiene la falsa idea de que si tienen fe, la fe los librará de situaciones difíciles. En general, la fe no nos ayuda a evitar circunstancias difíciles, nos ayuda a salir vencedores en ellas.
De las miles de promesas que tiene la Biblia, ninguna se refiere a que no habrá problemas para el cristiano. Isa.43:2; Juan 16:33
Existen varias razones por las que pasamos tiempos difíciles:

  • Estamos en este mundo y la vida es así. (Juan 17:15) A los cristianos también se les ponchan llantas.
  • Por causa nuestra. (Gal. 6:7)
  • Por ser cristianos. (1Ped.3:14-17)
  • Porque tenemos un adversario que nos trata de desanimar. (1Ped.5:8-9)

Sin embargo, Dios está en control y El no permitirá que pasemos por una prueba demasiado grande para nosotros (1Cor.10:13) y siempre nos ayudará a salir victoriosos (2Cor.2:14). Además El promete que El usará esas pruebas para nuestro bien (Rom.8:28).

¿POR QUÉ PERMITE DIOS LAS PRUEBAS?
Existen por lo menos cinco razones:
1. A través de ellas el Señor fortalece nuestra fe Rom.5:3-5. Cuando vemos que el Señor nos saca y nos responde, no importa lo difícil de la prueba, nuestra fe se fortalece.
2. Dios las usa para madurarnos Stg.1:2-4. Lo más precioso con lo que una persona cuenta es su carácter, y Dios nos ama tanto que El se preocupa por moldearlo para que sea cada vez más como el Suyo. Las pruebas nos van limpiando de los malos hábitos que venimos arrastrando de nuestra vida anterior.
Una ilustración: la piedra que se quejaba y se quejaba, hasta que cesaron los cincelazos, entonces se dió cuenta que se había convertido en una obra de arte. Los diamantes se hacen bajo presión. Para hacer una vasija el alfarero ejerce presión interna y externa (Jer.18:6). A través de las pruebas el Señor nos hace más humildes, pero también más seguros; más amorosos, pero también más firmes, más perseverantes, más definidos, más comprensivos....
3. Es a través de ellas que Dios nos prepara para el plan que El tiene para nosotros 2Cor.1:3-4.
Deut.32:11 nos habla del trato de Dios con nosotros, semejante al águila con sus polluelos cuando los enseña a volar. ¿Su método? Agitar el nido para que los polluelos salgan de su “confort”, y tomarlos sobre sus plumas. Una vez que están a buena altura, los deja caer.... pero ella misma los atrapa, hasta que aprenden a volar.
 Ejemplo de José, la esclavitud y la cárcel hicieron de él un hombre sabio y excelente gobernante que salvó la vida a muchos (Gen.50:20). Las pruebas, además de darnos carácter, nos ayudan a ser más comprensivos con los que sufren.
4. Es una excelente oportunidad para demostrarle a Dios nuestro compromiso con El 1Ped.1:6-8. La “tesis” de satanás es que nadie ama a Dios genuinamente, solo por interés; el serle fiel, y confiar en El durante la prueba es una excelente oportunidad de demostrarle que está equivocado.
5. Son oportunidades para una intimidad mayor con Dios. Fué en tiempos angustiosos que David escribió sus más hermosos salmos y se convirtió en el varón conforme al corazón de Dios. Es en esos tiempos donde descubrimos que Dios es nuestro Refugio, nuestra Fortaleza, nuestro Padre amoroso, nuestro mejor Amigo. Oseas 2:14 el Señor a veces nos lleva al “desierto” para hablarnos al corazón.

 

LA FALSIFICACIÓN DE LA FE

La única “gasolina” que pone en marcha la vida cristiana es la fe. Sin embargo, sutilmente podemos tratar de usar otro combustible: el esfuerzo meramente humano, que la Biblia llama: obras (u obras de la ley) Efe.2:8-9.
Algunas distinciones entre la fe y las obras:

FE OBRAS Cita Bíblica
Toma toda su fuerza de Dios  Toman su fuerza de uno mismo     Efe.6:10
Depende de Dios y de lo que El puede hacer   Dependen de lo que uno puede hacer    Juan 15:5
Produce seguridad y paz     Producen frustración y sequedad   Rom.7:24
El Espíritu Santo se mueve  No pasa nada en lo espiritual    Gal.3:5
Hay bendición       Hay maldición y un sentido de deuda Gal.3:9-10
Hay un sentir de confianza y adopción con Dios Hay un sentir de esclavitud Gal.4:6-7  
Produce amor   Producen vanagloria, pleitos, envidias Gal.5:6, 26
Produce alabanza entusiasta y sincera a Dios Producen formalismo seco  
Produce buenas obras Producen obras muertas Efe.2:10
con 1Cor.13:1-3

 

 

Conclusión: Rom.3:28

 

Para recordar:
Si quiero ver la mano de Dios moverse en mi vida, existe una sola manera: tener fe en Sus promesas.

 

TEST
1. ¿Por que es tan importante la fe en la vida cristiana?
2. ¿Qué es la fe?
3. ¿En que se basa nuestra fe?
4. ¿Cómo fortalecía Abraham su fe?
5. ¿Cuáles son los dos tipos de promesas y en que consiste cada una?
6. ¿Por qué permite Dios las pruebas?
7. ¿Cuál es y en que se caracteriza la falsificación de la fe?
8. ¿Cuál es el punto más importante de esta lección (Para Recordar)?
9. Aprender de memoria los versículos de la base bíblica HEBREOS 11:1, MARCOS 11:22-25 y  además HABACUC 2:4

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013