LA ORACIÓN
" NUESTRA EXPRESIÓN HACIA DIOS."

 

A pesar de estar siempre muy ocupado por su ministerio, Jesús siempre hacía lugar para pasar buenos tiempos de oración con su Padre. (Marcos 1:35). Era tanto el impacto de su vida de oración que sus discípulos le pidieron “enséñanos a orar”.

EN ESTA LECCION APRENDERÁS A TENER UNA VIDA DE ORACIÓN EFICAZ.

BASE BÍBLICA: SANTIAGO 5:16b, "La oración eficaz del justo puede mucho" Marcos 11:24; 1Tesalonisenses 5:17.

•¿Cuánto poder tiene la oración?
•¿Qué ingrediente no debe faltar?
•¿Con qué frecuencsiase debe orar?

 

LA ORACIÓN: CLAVE DEL ÉXITO

La clave para tener éxito de DIOS en la vida personal, familiar, y congregacional, es la oración constante. Leamos los siguientes versículos:
- 1 Crónicas 28:9
- 2 Crónicas 7:14; 14:7; 15:4; 15:12;  26:5
- 1 Tesalonisenses 5:20
- Romanos 12:12
- Colosenses 4:2
A continuación tenemos el testimonio del pastor David Yonggi Cho de Seúl Corea. El tiene la iglesia más grande de la historia del cristianismo:
"En este momento (1987), mi iglesia está creciendo al ritmo de doce mil nuevos convertidos cada mes -almas salvadas del budismo, secularismo y cristianismo nominal. El número de miembros de nuestra iglesia se aproxima a los 504,000 y según la taza de crecimiento para fines de año tendremos más de 600,000 miembros activos.
¿Cómo ha podido una iglesia crecer tanto?
¿Es posible que otros países tengan un avivamiento semejante?
Estoy convencido que el avivamiento es posible allí donde la gente se dedica a la oración".
Esto se ha visto a través de la historia: La Iglesia primitiva inició después de un importante tiempo de oración (Hechos 1:14). Los primeros misioneros que llenaron su mundo con el Evangelio, fueron resultado de la oración (Hechos 13:2-3). La reforma de Martín Lutero inició con oración. En el siglo XVIII la oración de los hermanos Wesley impidió que Inglaterra siguiera a Francia en la Revolución. A principios de este siglo la renovación de los dones espìrituales en el cuerpo de Cristo fue el resultado de la oración. A través de la historia se ven infinidad de ejemplos que confirman que cuando los hombres de DIOS, las familias, las iglesias, e incluso hasta los países que tienen éxito se debe a las oraciones del pueblo de DIOS.
"Una de las características más importantes de nuestra iglesia primitiva (la coreana), fue que cada mañana los miembros se reunían para orar. Luego, en 1906, estalló en avivamiento. Mientras los creyentes congregados en la iglesia presbiteriana de Pyong-Gyang oraban, el Espíritu Santo vino sobre ellos y empezaron a confesar sus pecados; como resultado de aquello, por todo el país hubo coreanos convertidos al prevalecer el espíritu de oración.

En Corea hemos aprendido no sólo a orar, sino a vivir nuestra vida en oración. Jesús nos ordenó a que orásemos sin cesar por que los que no están interesados en el avivamiento, esto es imposible, pero si su corazón anhela que las almas se salven y su nación se vuelva a DIOS, entonces la vida de oración es un requisito imprescindible.
El tiempo de oración, no sólo en nuestra iglesia, sino en la mayoría de las iglesias de Corea, comienza a las cinco de la madrugada. Normalmente oramos durante una o dos horas; y después de esa comunión con DIOS empezamos las tareas normales del día. Ya que lo más importante en nuestra vida es la oración, hemos aprendido a retirarnos pronto a descansar".
Son muchas las personas que han "ido a ver" el avivamiento en Corea; y todas quedan sumamente impresionadas. No sólo el crecimiento numérico tan grande, sino la calidad de los convertidos y las manifestaciones sobrenaturales en sanidades y milagros son cosas que caracterizan la iglesia de Corea...TODO ESTO GRACIAS A LA ORACION.

 

¿ES NECESARIO ORAR? ¿POR QUÉ?

“DIOS es Omniciente y nos ama, El es, además, el Soberano del Universo...la oración es algo bueno que me acerca a DIOS, pero creer que DIOS necesite mis oraciones es algo absurdo"; así es como piensan algunos. ¿Estará correcto su pensamiento? ¿O es que DIOS si necesita nuestra oración?
La verdad bíblica acerca de la oración, es que nosotros necesitamos orar y DIOS necesita que oremos para poder intervenir en los asuntos de este planeta. ¿Cómo es que DIOS necesita nuestra oración?
Recordemos que la tierra fue encomendada al hombre. Legalmente el que decide qué pasa sobre esta tierra es el hombre. DIOS es un DIOS que cumple con Su Palabra; El respeta la voluntad del hombre, y se limita a actuar a su favor sólo cuando el hombre así se lo pide. La verdad es ésta: DIOS sólo actuará si nosotros como Su pueblo así se lo pedimos. Muchas veces nos sentimos frustrados en nuestra vida cristiana o nuestro ministerio u otras cosas. Tal vez la respuesta se halle en las palabras de Santiago: "...Pero no tenéis lo que deseáis porque no pedís". (Santiago 4:2).
"Pero DIOS ya sabe cuáles son mis necesidades..." Si, pero DIOS dijo: "Pedid y se os dará". Esto implica que si no pedimos no se nos dará.
DIOS tiene planes y quiere hacer cosas tremendas en nuestra vida personal, nuestra familia, nuestra congregación, ciudad y país. El desea que nosotros seamos cristianos victoriosos, que nuestras familias están entregadas al Señor, que nuestra congregación esté experimentando un continuo crecimiento numérico y espiritual, que en Puebla y México el Espíritu Santo sea derramado, muchos se conviertan al Señor... Pero nada de esto sucederá si nosotros no pedimos.

Una ilustración: es como si yo rento una casa. Si mis inquilinos necesitan mi ayuda, tendrán que pedírmela. No puedo entrar a su casa nada más porque sí, aunque sea el dueño. Solamente en el caso de que estén destruyendo la casa, entonces puedo intervenir y hacer un juicio. Así pasa: Dios normalmente no interviene a menos que se lo pidamos, pero cuando el pecado llega al colmo, El envía Su juicio.

 

LA ORACIÓN NO ES CONVENCER A DIOS, SINO COLABORAR CON EL

Mucha gente piensa que oramos para convencer a DIOS a que haga lo que queremos. Para que seamos convincentes añadimos algo que le mueva el corazón a DIOS: Los católicos añaden penitencias o mandas, los cristianos añadimos el ayuno. ¡Esta forma de pensar refleja a un DIOS prepotente al que necesitamos convencer para que nos ayude... nada más lejos de la verdad!

Orar no es torcerle el brazo a DIOS, sino colaborar con Él para que haga Su voluntad. Jesús nos enseñó a pedir: "Hágase Tu voluntad". Cuando oramos la voluntad de Dios, podemos estar seguros que nuestras oraciones han sido escuchadas  (1Juan 5:14-15). DIOS quiere hacer algo, al orar, le damos el “canal” para hacerlo.
El problema es que a veces no conocemos la voluntad de DIOS: Alguien está enfermo y no sabemos si DIOS quiere que sane, estamos con escasés y no sabemos si DIOS quiere prosperarnos, nuestro familiar no es cristiano y no sabemos si DIOS lo quiere salvar,...¿Cómo saber la voluntad de DIOS?
La voluntad de DIOS está claramente indicada en Su Palabra. La Biblia dice que "El quiere que todos procedan al arrepentimiento y conozcan la verdad", "El llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores", "El tiene planes de bien para nosotros", "Comeremos hasta saciarnos y alabaremos al Señor", "La voluntad de DIOS es nuestra santificación", "Cómo no nos dará (DIOS) con El (Jesús) todas las cosas", etc.. Gracias a DIOS no tenemos que convencerlo de que El sane a alguien o que nos provea o de que haya un avivamiento espiritual! Eso es exactamente lo que El quiere hacer, y está esperando a que se lo pidamos para que lo haga!

 

LOS IMPEDIMENTOS A LA ORACION CONTESTADA

Básicamente hay tres cosas que bloquean nuestras oraciones e impiden que sean contestadas:
1.  El pecado en nuestra vida. Salmo 66:18
2. Pedir con una motivación incorrecta (que el Señor nos dé algo para presumir, o perjudicar a alguien o por motivos egoístas). Santiago 4:3-4
3. Pedir sin creer que recibiremos lo que pedimos. Santiago 1:6-7; Marcos 11:24.

 

TIPOS DE ORACIÓN
♦ ORACIÓN DE ADORACIÓN

Antes que nada DIOS es digno de nuestra adoración. La prioridad número uno del cristianismo no es uno mismo ni sus semejantes, sino DIOS. Por lo tanto, no debemos pensar en la oración como un simple: "Señor, te pido".
Jesús enseñó que el primer paso en la oración es santificar el Nombre de DIOS. Cuando nuestras oraciones carecen del espíritu de adoración seguramente es porque no nos hemos dado cuenta de la Majestad y Dignidad de Aquel al que nos estamos acercando, o porque sencillamente tenemos una actitud afanada o egoísta. A continuación veremos algunos ejemplos de oraciones de adoración:
Hechos 13:2. Aquí vemos que estos líderes no estaban pidiendo nada; sencillamente estaban ministrando (adorando) al Señor; entonces el Espíritu Santo habló. De esto podemos aprender que cuando derramamos nuestro corazón en adoración al Señor, el Espíritu Santo se manifestará a nosotros. Ver también Efesios 5:18-20.
Lucas 24: 52-53. Aquí vemos la actividad principal de los primeros discípulos.
Apocalipsis 5:8-14; 7:9-12; 19:1-8. Estos pasajes nos dan una idea de lo que sucede delante del Trono de DIOS. Es difícil imaginar a cualquier ángel o ser acercarse del Trono sin una actitud de adoración.
La oración es eso, acercarnos al Trono mismo de DIOS; si realmente estamos conscientes de lo que estamos haciendo, será imposible que lo hagamos sin adoración.

La verdadera adoración nace del corazón; consiste en una gratitud a Dios por Sus misericordias, y el reconocimiento de Su grandeza, fidelidad, misericordia, bondad, poder; así como nuestra necesidad de El. Juan 4:23-24

La adoración, que nace en el corazón, necesariamente se expresa. En los Salmos se mencionan por lo menos 12 expresiones de la adoración a Dios:

  • Acciones de gracias
  • Expresiones verbales de alabanza
  • Aclamación
  • Gritos de júbilo
  • Cantos
  • Cántico nuevo
  • Alzar las manos
  • Uso de toda clase de instrumentos de música
  • Arrodillarse
  • Postrarse
  • Aplaudir
  • Danzar las expresiones hebreas de esta palabra incluye la idea de danzar, girar, remolinear, saltar de alegría.

¿Cuándo debemos alabar al Señor? David nos da la respuesta en el Salmo 34:1.
1. Debemos alabar al Señor en todo tiempo. Cuando las cosas van bien y cuando van mal. Así como la alabanza es el idioma que se habla en el cielo, la queja y murmuración son el idioma del infierno. DIOS quiere que le alabes, satanás quiere que te quejes. La alabanza trae la respuesta de DIOS, la queja le da la razón al diablo. Cuando alabas a DIOS cambia lo negativo en positivo, cuando te quejas le estás echando leña al fuego de lo negativo.
2. Debemos alabar al Señor constantemente. No pensemos que la alabanza a DIOS se reserva exclusivamente para el tiempo de alabanza en las reuniones. El alabar al Señor debería ser para nosotros lo que el decir groserías es para los de la costa; es parte de nuestro vocabulario.

♦ ORACIÓN DE COMUNIÓN

Con esto nos referimos al tipo de oración donde estamos platicando de corazón a corazón con nuestro Padre Celestial. Recordemos que Jesús nos permite conocer a DIOS no sólo como DIOS sino como Padre. Hay tiempos en la oración donde podemos abrir nuestro corazón ante DIOS, a la vez que escuchamos nosotros también el corazón de nuestro Padre.
Este tipo de oración se caracteriza por dos rasgos: Nuestra transparencia ante el Señor y nuestra disposición a escucharle.
Quisiera poner énfasis en la disposición que debemos tener en escuchar al Señor. Para muchas personas la oración es simplemente hablar y hablar y hablar. Muchos, incluso parecen merolicos en su forma de orar; Jesús dijo que no usemos vanas repeticiones ni pensemos que por nuestra palabrería seremos oídos. La verdad es que DIOS tiene más que decirnos que nosotros a El.
Hay algunos pasajes en la Biblia que nos hablan de guardar silencio y de estar quietos ante el Señor:
Salmos 46:10
Samos 37:7
Salmos 5:3
1 Reyes 19:11-13 es un pasaje muy interesante. Aquí vemos el encuentro de Elías con DIOS. Es interesante que DIOS no estaba ni en el poderoso viento, ni en el terremoto, ni en el fuego, sino en el silbo apacible y delicado. (Aunque el viento, el terremoto y el fuego procedieron de este silbo). Las oraciones de muchos cristianos se asemejan al viento, el terremoto y el fuego. Eso está bien, es necesario ser intensos y hasta violentos en la oración; oraciones sin este fervor raramente llegan a ningún lado. Sin embargo, pocos cristianos llegan al "silbo apacible" donde pueden en verdad escuchar al Señor.
Necesitamos ser como Juan, que se recostaba al pecho de Jesús; o como Jesús mismo que "estaba en el seno del Padre". Sería bueno que aprendiéramos de los antiguos niños judíos, que cada mañana, antes de iniciar actividades se presentaban ante su padre  en espera de instrucciones y caricias.

♦ ORACIÓN DE INTERCESIÓN

Interceder significa "pedir por otros". Este es el tipo de oración de petición más elevado. En cuanto a los ministerios, este es también el ministerio mejor, ya que Jesús mismo lo ejerce ahora (Hebreos 7:25). Cabe aclarar que la intercesión no es, como algunos piensan, un don exclusivo para algunas personas; la intercesión es privilegio y responsabilidad de todos.
El hermano Hagin comenta: "Muchas veces las oraciones no son contestadas, porque te estás poniendo a ti como primer lugar. Demasiadas veces la gente ora como el campesino: "Señor, bendíceme a mí y a mi señora- y a nadie más". Tal vez no lo digamos así, pero ese es el alcance de nuestras oraciones".

Algunos ejemplos de intercesión los vemos en la vida de:
- Abraham, cuando intercede por Sodoma. Génesis 18:17-33.
- Moisés, cuando intercede por el pueblo. Exodo 14:1-20.
- El apóstol Pablo y sus compañeros, quienes constantemente intercedían por sus hijos en le fe. Efesios 1:15-19; 3:14-19; Filipenses 1:3-11; Colosenses 1:3, 9-11; 2:1-2; 4:12.
De los tres ejemplos anteriores vemos que hay dos tipos de personas por las que debemos interceder:

Intercediendo por los inconversos. Le invito a analizar y estudiar la intercesión de Abraham por Sodoma. ¿Qué elementos de esta intercesión puede usted aplicar al interceder por los inconversos?
Toda persona no arrepentida es merecedora del juicio de Dios. Nosotros intercedemos para detener ese juicio y para que Dios, en Su misericordia, ablande el corazón de las personas y se rindan a El.
Un aspecto importantísimo que debemos observar cuando se trata de interceder por los del mundo es el que se menciona en 1 Timoteo 2:1-4. ¿Cuál es? Orar por los que están en autoridad.

Intercediendo por el pueblo de DIOS. La Palabra nos ordena: "Orad unos por otros". Una característica que debe distinguirnos es que estemos constantemente orando unos por otros. No sólo los líderes o pastores deben orar por la congregación, sino la congregación orar por sus líderes y otros misioneros y siervos del Señor, Romanos 15:30-32; Hebreos 13:18.

¿Cómo interceder eficazmente?
Santiago 5:16-17. La oración eficaz (en el griego dice "con energía") del justo puede mucho (logra más cosas)... Elías oró fervientemente. Esa oración ferviente es lo que en el Antiguo Testamento se conocía como "clamar". Es necesario, si queremos ver resultados, que en muchas ocasiones nuestra intercesión sea un verdadero clamor a DIOS. Ese clamor es fruto de nuestro genuino interés por el bien de aquellos por los que intercedemos, y de la urgencia y necesidad de que aquellos puedan estar en la perfecta voluntad de DIOS.
Cuando estamos conscientes del estado de un alma sin Cristo lo vacío y sin esperanza de su vida, su soledad, sus problemas sin tener de quién apoyarse y sobre todo su perdición eterna, nuestro corazón se conmoverá y comenzaremos a levantar oraciones fervorosas y llenas de poder.

Un problema que hemos visto es que los cristianos no sabemos orar unos por otros; no sabemos pedir.
Las oraciones del apóstol Pablo y la intercesión de nuestro Señor antes de Su victoria nos dan una luz increíble acerca de qué pedir y cómo hacerlo. Le invito a que analice las oraciones de Pablo arriba mencionadas y la del Señor Jesús en Juan 17.

Al hablar de los Colosenses, Pablo menciona que él tenía una gran lucha por ellos y por los de Laodicea, para que sus corazones pudieran estar consolados y unidos en amor. Mas adelante menciona que Epafras "rogaba encarecidamente por ellos" para que estuvieran firmes, perfectos y completos.
La "gran lucha" de Pablo y el "ruego encarecido" de Epafras, son la misma  palabra griega, "agonizomai". Significa una lucha intensa. Para que nuestra intercesión sea efectiva debe de ser hecha con agonizomai - gran fervor.

El Espíritu Santo y la intercesión.
Como ya vimos antes, una de las funciones del Espíritu Santo es la de ayudarnos a interceder. Romanos 8:27 nos dice que el Espíritu busca interceder por los santos. Al orar, debemos buscar orar "en el espíritu" y permitirle al Espíritu Santo guiarnos hacia aquellas cosas y personas por las que debemos interceder. Es bueno orar sabiendo antes lo que vamos a pedir, pero a la vez debemos dar la libertad al Espíritu para que El nos guíe a lo que El desea que pidamos. Recordemos que en esencia la oración es colaborar con DIOS en Su obra.

"Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de Mí, a favor de la tierra, para que Yo no la destruyese..." Ezequiel 22:30.
DIOS busca intercesores. El anhela dispensar muchas bendiciones. Anhela revelar Su poder y gloria cono DIOS, y demostrar Su amor salvador de manera más abundante. El busca intercesores en mayor número y con mayor poder para que preparen el camino del Señor.

¿Dónde podrá buscarlos sino en Su iglesia? DIOS mira hacia la gran hueste de jóvenes que se han entregado mediante solemne promesa de obedecer al Señor Jesucristo a toda costa, y se pregunta cuántos están siendo entrenados para ir más allá de la brillantez de la reunión semanal, para pasar a engrosar el ejército de intercesores secretos que ha de salvar las almas. Como Cristo busca la oveja perdida hasta hallarla, DIOS busca intercesores.
DIOS busca gente que entienda la osadía que pueda tener delante de DIOS. Que espera las respuestas a la oración. Que le diga a todo el que sea dueño de su propio tiempo que él es como los ángeles, que tienen la libertad de esperar ante el Trono, y luego, de salir y servir a los herederos de la salvación.
No-indiferencia. Esa joven que trabaja en el servicio doméstico, esa madre, ese obrero, ese inválido que está postrado en su lecho, esa hija de familia, esos hombres y todos son necesarios. DIOS busca intercesores.
Tomado de la revista "El mensaje de la cruz".

EJEMPLOS:
En el siglo XVIII, un siervo de DIOS llamado Juan Wesley, salvó a Inglaterra de una guerra civil al organizar grupitos de doce personas para interceder por su nación.

Indonesia era una zona muy conflictiva. Hace 20 años un grupo de iglesias se unió para levantarse de madrugada y clamar a causa de la situación. Ahora el país está en paz y gozando de un gran avivamiento espiritual.

En Kenya, en 1960 había grandes conflictos y guerras. 200 estudiantes y maestros de la Biblia se unen para interceder. DIOS les da una visión de un caballo furioso que iba hacia ellos. Por la intercesión este caballo se alejó. Lo que parecía una inminente guerra civil cesó; ahora éste es uno de los países más estables y exitosos del continente africano.

En Colombia hace años la avalancha de un volcán arrasó con varias poblaciones. Inexplicablemente no hizo daño alguno al pequeño edificio de una iglesia que estaba congregada intercediendo.

Ejemplos como éstos abundan, de zonas y países donde, como resultado de la intercesión del pueblo de DIOS, ahora gozan de avivamiento y paz. Depende de nosotros que suceda lo mismo en nuestra ciudad, estado y país.

 

♦ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADO

La palabra confesar en griego significa “decir lo mismo o estar de acuerdo”. Confesar pecado significa que estamos de acuerdo con Dios y que no vamos a tratar de negar o justificar el pecado. Este tipo de oración se aplica a nivel personal, pero también de grupo y aún de pueblos o naciones.
Al nosotros estar intercediendo, especialmente por una nación, es probable que el Señor nos mueva a confesar los pecados de la nación por la que estamos orando. Es decir, estamos reconociendo que DIOS sería justo en mandar castigo, pero a la vez pedimos Su misericordia. Ejemplos de esta oración los encontramos en Nehemías 1 y Daniel 9:1-23.

♦ORACIÓN DE PETICIÓN PERSONAL

A veces nos sentimos mal de pedirle a DIOS lo que queremos; sentimos que no lo merecemos, o que DIOS está demasiado ocupado para estarnos dando cosas materiales. Nos hace falta conocer más el carácter paternal de DIOS. Jesús dijo que si nosotros, que somos egoístas, sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuánto más DIOS no dará cosas buenas a los que le pidan. Pablo dice que si DIOS no escatimó a Su propio Hijo, sino que lo dio por nosotros; ¡cómo no nos dará con El todas las cosas! La verdad es que DIOS es bueno y generoso. Él quiere que le pidamos y El quiere darnos.

Kenneth Hagin nos da 7 pasos para recibir la respuesta a la oración:
1. DECIDE LO QUE QUIERES QUE DIOS TE DE.
Santiago 1:6-8
Las Escrituras nos muestran la importancia de la decisión. Santiago dijo que si el hombre duda, si no puede decidirse a una cosa u otra, es "inestable en todos sus caminos", y no puede esperar que "recibirá nada del Señor".
Tantas veces somos inciertos en nuestras oraciones. Cuando le he preguntado a la gente que estaba pidiendo, a veces me ha contestado que no sabían. Si fueras a una tienda de comestibles y empujaras el carrito arriba y abajo, por todos los pasillos, sin comprar nada, la gente pensaría que eres extraño. Pero si envías a un muchacho a comprar ciertas cosas, entonces estás siendo determinado, definido. Lo mismo es cierto con respecto a la oración. Sería mejor orar por dos o tres minutos, sabiendo por lo que estás orando, que orar por dos o tres horas sin rumbo definido. Decide lo que quieres de DIOS y sé determinado acerca de ello.

2. LEE ESCRITURAS QUE TE PROMETAN LA RESPUESTA NECESITADA.
Josué 1:8
Para que todo nos salga bien en nuestra vida de oración, la Palabra de DIOS debe ser lo más importante para nosotros. Al alimentarnos estamos edificando nuestro más profundo interior, y cuando estamos en tiempo de necesidad, estamos preparados y podemos usar las Escrituras apropiadas en contra del diablo cuando éste trata de hacernos dudar de DIOS y de robarnos lo que deseamos.
Cuando satanás tentó al Señor en el desierto (Lucas 4:3-12), Jesús usó otra arma diferente para derrotar al diablo a la que los creyentes tienen hoy en día -la Palabra de DIOS.
Todo lo que debemos hacer al enfrentar a la tentación y a la duda es decir: "escrito está".
Cuando necesitemos dirección, tenemos que escudriñar las Escrituras para ver lo que DIOS dice acerca de cualquier situación. Su Palabra nos muestra Su voluntad con claridad. Si las Escrituras no nos prometen lo que estamos buscando, entonces no tenemos que orar por ello, no debemos desear nada de lo que la Palabra de DIOS nos dice que no debamos tener. Por otro lado, al orar por algo que se nos promete expresamente en la Palabra, podemos tener la absoluta confianza de que DIOS nos dará lo que necesitemos.

Mucha gente trata de orar más allá de lo que su fe puede abarcar. La palabra de Dios es lo que produce fe (Romanos 10:17). La razón por la que muchos no oran con confianza y fe es porque no conocen las escrituras lo suficientemente bien para determinar si lo que están orando es voluntad de Dios. Pueden esperar que lo sea, pero no saben si lo es. Al leer la palabra de Dios y aprender Su voluntad, podemos apropiarnos de Sus promesas para cada una de nuestras necesidades.

3. PIDE LE A DIOS POR LAS COSAS QUE NECESITAS. Mateo 7: 7-8
En Mateo 6:8, Jesús dijo: "Vuestro Padre sabe de lo que teneis necesidad, antes de que vosotros le pidais." Sin embargo en el capítulo siguiente El nos dice que pidamos por nuestras necesidades, como vemos en los versículos mencionados anteriormente. Por lo tanto, aunque El conoce nuestras necesidades, el quiere que las traigamos a El y le pidamos su ayuda.

4. CREE QUE RECIBES. Marcos 11:23-24
"Cuando ores, cree y ten confianza de lo que se te ha concedido, y lo tendrás". (v.24 versión amplificada). Tienes que creer antes de recibirlo. Paar comprender mejor esto, tenemos que darnos cuenta que hay dos clases de verdad: la verdad depende en los sentidos ( la verdad sensora-conocedora), y la verdad revelada. Algunos piensan que la verdad tiene que ver con las cosas que ellos pueden ver con sus propios ojos físicos. Pero las cosas del Espíritu no se pueden ver. No son carne ni son materia. Todo lo que necesitamos se nos es provisto en Cristo Jesús. Puede que no siempre podamos ver, pero así es.
Cuando la "verdad sensora-conocedora" contradice la "verdad revelada". O la Palabra de Dios, entonces empezó a caminar de acuerdo con la verdad revelada. Camino de acuerdo a lo que Dios dice.  Aquello que esta en el mundo espiritual es hecho real en el mundo natural a través de nuestra fe. La fe lo arrebata y  crea su realidad en nuestras vidas.  Por lo tanto, cuando oremos, tenemos que creer que lo recibimos lo que estamos pidiendo y lo tendremos. Esto va mas allá de nuestro pensar natural, y la mente natural no lo puede concebir. Pero nosotros debemos andar por la fe y no por vista:

5. REHUSA DUDAR.
Deje que todo pensamiento y deseo afirme que tiene lo que pide. Nunca permita que un cuadro mental de derrota quede en su mente. Nunca dude ni por un minuto que tiene la respuesta.
Si las dudas persisten repréndalas. Ponga su mente en la respuesta. (Santiago 4:7) Erradique toda imagen, sugestión sentimiento o pensamientos que no contribuya a su fe de que tendrá lo que pide. Disfrute de aquellas que contribuyan a su fe. Nuestros pensamientos son gobernados por la observación, la asociación y las enseñanzas recibidas. Debemos protegernos en contra de cualquier pensamiento maligno y de toda duda que viene a nuestra mente Debemos mantenernos alejados de todo lugar y toda cosa que no sostenga la información de que Dios a contestado la oración. Algunas veces eso significa el mantenernos alejados de las iglesias que enseñan mas duda que fe Filipenses 4:8

6. MEDITA EN LAS PROMESAS. Proverbios 4:20-22
Medite constantemente en las promesas sobre las cuales basó su respuesta a su oración. Imagínese a sí mismo en posesión de lo que ya ha aprendido de DIOS, y haga planes de acuerdo con ello, como si ya fuera una realidad. DIOS hará Su Palabra veraz en cuanto a usted si actúa de acuerdo con ella. Si la Palabra de DIOS dice que El escucha y contesta la oración, y si esa Palabra no se aparta de sus ojos, entonces puede estar seguro de que se verá con las cosas que ha pedido. Si no se ve a sí mismo con ellas, es que la Palabra de DIOS se ha apartado de sus ojos. Si no se mantiene firme en la Palabra, entonces aunque DIOS quiera manifestarse a su lado, El no puede. El ha engrandecido Su Palabra por encima de Su Nombre. Si se mantiene firme en la Palabra, DIOS se mantendrá firme en a su lado. Muchos oran y oran, pero no oran de acuerdo con la Palabra. (Juan 15:7). Con Su Palabra permaneciendo en nosotros, tenemos terreno sobre el cual adherirnos.

7. DALE LA GLORIA A DIOS. Juan 15:6
Las palabras "por nada estéis afanosos" quieren decir "No os preocupéis o tengáis ansiedad o desvelo por nada". Mientras nos preocupemos o estemos ansiosos, el orar y el ayunar no harán ningún bien. Este versículo dice "con acción de gracias", y eso viene después de orar por el asunto. Le damos gracias a DIOS por la respuesta después de haber orado. Por lo tanto, el paso final para recibir la respuesta a la oración es elevar el corazón a DIOS constantemente en gratitud y creciente alabanza por lo que El ha hecho y por lo que está haciendo por ti en este momento. Haz cada oración con respecto a esa petición, una declaración de fe y alabanza, en vez de incredulidad. Puedo decir que si tiene fe con la misma facilidad que puede pensar pensamientos de duda e incredulidad. Es el pensar pensamientos de fe y hablar palabras de fe el que lo saca de esa actitud de derrota a una de victoria. No acepte la derrota. No reciba una contradicción. Es su derecho familiar, su derecho de redención, el tener lo que DIOS ha prometido. Es suyo y le vendrá, así que acéptelo y llegará a ser una realidad. Andrew Murray dijo: "No es buen gusto pedirle a DIOS una y otra vez. Si cuando vuelves a orar, lo que habías pedido no se ha materializado, no ores por ello otra vez de la forma que lo hiciste, ya que eso sería incredulidad. Recuérdele a DIOS  lo que pidió y lo que dice Su Palabra, y dígale que lo está esperando. Luego dele gracias por ello". Muchas veces la gente deshace sus oraciones. Entra en incredulidad y allí permanecen como si estuvieran dando vuelta a una rueda.

 

 

PARA RECORDAR:   
SI NO ORO, NO PASA NADA; DIOS ESCUCHA MI ORACIÓN.

 

TEST

• ¿Por qué Dios no se mueve si no oramos?
• ¿Cuáles son los tres impedimentos a la oración?
• ¿Qué tipos de oración existen? Describe cada una
•Aprender de memoria los versículoas de la Base Bíblica: Stg.5:16b; Mc.11:24;
1Tes. 5:17; Ez. 22:30.

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013