1a Carta a los

Corintios

 

 


Corinto: la ciudad.
Ciudad griega de origen fenicio de gran tamaño y capital de la provincia romana de Acaya. Era centro de rutas marítimas del este y oeste debido a sus tres puertos; y, por lo tanto, lugar de abundante comercio y muy cosmopolita. Se estima que tenía, en ese entonces, una población de entre 600 a 700 mil habitantes, la mayoría de los cuales eran esclavos.
Entre sus deidades principales estaban las de origen fenicio y relacionadas con el mar, como Poseidón y la diosa Afrodita (de la sexualidad).
Su desenfrenado libertinaje sexual dio origen a una palabra usada en la época para referirse a dicho vicio: corintianizar. Corintianizarse era sinónimo, en el imperio romano, de tener una vida baja, inmoral y desvergonzada.
La ciudad de Corinto era reconocida por sus artes, en especial la arquitectura y la pintura. Sin embargo, los corintios eran considerados personas no letradas. Era en Corinto donde se celebraban, cada dos años, los juegos ístmicos.

Autor de la carta: Pablo.
Fundó la iglesia durante su segundo viaje misionero; los detalles están en Hech.18:1-18. La iglesia era grande, compuesta principalmente de creyentes gentiles (no judíos) que no eran gente eminente en la sociedad (ricos, nobles o preparados). Por revelación de Dios se quedó en esa ciudad un año y medio, siempre en medio de gran oposición.

Contexto de la carta.
Al salir de Corinto, Pablo emprendió su regreso a la iglesia que lo había enviado: Antioquía. Después de algunos meses, comenzó su tercer viaje misionero. Primero visitó a las congregaciones de Galacia y Frijia hasta que llegó a la provincia de Asia, donde se encontraba Efeso. En Efeso Pablo permaneció por más de dos años desde donde tuvo un ministerio muy fructífero que impactó toda Asia (la provincia).
Efeso estaba a unos 480 Kms al este de Corinto. Como también es puerto, el tránsito entre ambas ciudades era frecuente. Unos dos o tres años después de haber dejado Corinto, Pablo recibe noticias desagradables a cerca de los corintios (1:11; 5:1; 11:18), así como una carta donde ellos le hacen preguntas sobre ciertos temas (7:1).
1 Corintios fue escrita para confrontar a los corintios sobre su carnalidad y también para contestar a sus preguntas específicas (7:25; 8:1; 12:1; 16:1; 16:12)1 .

1En todos estos versículos aparece la preposición griega peri de que hace referencia a 7:1.

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013