2a Carta a los

Corintios

 

 


Tiempo y ocasión de la carta.
Esta carta la escribió Pablo más o menos al año de la primera, desde la provincia de Macedonia.
Como sabemos, la primera carta la escribió desde Efeso (donde Pablo se quedó más de dos años). Poco tiempo después, debido a las numerosas conversiones y que la gente dejaba de comprar estatuillas de esos dioses, los artífices, por temor a quedarse sin dinero, armaron un gran alboroto contra Pablo, quien salió de la ciudad y se dirigió a Macedonia (Hech.19:10-20:1).


Pablo ya le había avisado a los corintios que su plan era ir primero a Macedonia y de allí pasar a Corinto donde pasaría el invierno (1Cor.16:5-7). Sin embargo, todo parece indicar que dicho viaje se retrasó un año. Pablo, entonces, envió a Tito, ya que estaba preocupado de cómo los corintios habrán respondido a la primera carta, que ciertamente había sido algo dura.


Pablo escribe esta carta con tres motivos:
1. para explicar el porqué de su retraso;
2. para expresar su alegría por el positivo reporte que Tito trajo de los corintios;
3. para terminar de poner orden en algunos asuntos, para que al llegar, no tuviera que estar con ellos con tristeza (al poner orden), sino pudiera gozarse con ellos (2Cor.1:23; 2:1-3).

2 Corintios es una carta sumamente emotiva, que provee una ventana enorme al corazón de un padre espiritual y de un muy maduro apóstol del Señor, así como de las luchas que se tienen en el ministerio.

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013