Romanos

 

 


Roma.
Roma era, desde luego, la ciudad más importante de la época (desde un punto de vista mundano). Era la gloriosa, cosmopolita y sofisticada capital del imperio. No solamente era la capital política y económica, sino también la cede religiosa:
Mientras que la religión de los campesinos era la adoración a sus ancestros, el Estado acogió el politeismo griego con deidades como Júpiter, Marte y muchos dioses y diosas más. El sacerdocio era llevado a cabo por los llamados flamines. La ley sagrada estaba a cargo del colegio de pontífices, cuya cabeza era el pontifex maximus o sumo pontífice. A partir de Augusto César (12 a.C.) el emperador se convertirtió en el Sumo Pontífice. Eventualmente cada acto y función del Estado llegó a tener un significado religioso y el César a ser visto como un dios. Las batallas y asambleas políticas dependían de buenos augurios y los triunfos militares eran consagrados a Júpiter.
En el tiempo que Pablo escribe esta carta (y hasta su llegada a la ciudad y posterior martirio), comenzaba a gobernar el imperio uno de los peores mandatarios de la historia romana: Nerón. Era un hombre sin escrúpulos, sanguinario y cruel. Culpó a los cristianos del incendio de Roma, desatando contra ellos una persecución feroz. Terminó suicidándose tras la revuelta de uno de sus generales llamado Galba.

La Iglesia de Roma.
No se sabe cómo inició esta Iglesia. Dos cosas sí son seguras: primero, que el día de Pentecostés hubo romanos que recibieron al Señor y muchos de ellos seguramente después de un tiempo regresaron a Roma1 . Segundo, que varios colaboradores cercanos de Pablo (algunos sus parientes) estaban activamente involucrados en la obra del Señor en ese lugar2 .

Fecha de la carta.
La carta fue escrita sin duda desde Corinto, desde casa de Gayo3 , durante los meses que Pablo pasó allí antes de ir a Jerusalén4 al final de su tercer viaje misionero. La fecha: el invierno del 58.

Valor histórico de la carta.
Ray C. Stedman comenta: “La Epístola de Pablo a los Romanos es, sin duda alguna, el documento humano más poderoso que jamás se ha escrito y es oro puro de principio a fin. Este es el libro que encendió un fuego en el corazón de Martin Lutero y dio origen a la Reforma Protestante, cambiando la historia de Europa, además del mundo. Este es el libro que conmovió profundamente a John Wesley, estando sentado en una pequeña capilla en Londres, escuchando el preludio a la Epístola a los Romanos de Lutero. Wesley dijo que su corazón se había sentido especialmente alentado al escuchar la exposición sobre las verdades de la Epístola a los Romanos. Por medio de él se produjo a continuación el gran avivamiento evangélico que salvó a Inglaterra del destino que le aguardó a Francia y frenó la decadencia de la vida inglesa, alterando por completo y una vez más la historia del mundo.”

Hech.2:10 2
Rom.16:3-15 3
Rom.16:23 4
Rom.15:25-26

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013