1a y 2a Carta a los

Tesalonicenses

 

 


Tesalónica: la ciudad.
Era una ciudad griega grande y muy importante. Capital de la provincia romana de Macedonia. Importante puerto marítimo y principal ciudad de abastecimiento de una de las más importantes rutas romanas conocida como “Via Egnatia”.
El nombre fue puesto en honor de Tesalónica, media hermana de Alejandro el grande y esposa del rey macedonio que la hizo una ciudad importante. El nombre significa: “victoria de la falsedad”. En ella abundaban la idolatría y la inmoralidad sexual.

Autor de las cartas.
Pablo, Silvano y Timoteo. Ellos tres conformaban el equipo apostólico dirigido por Pablo en su segundo viaje misionero.
Pablo fue declarado por Jesús el apóstol de los gentiles (no judíos): ver Gal.2:7. Su biografía la podemos leer en el libro de los hechos. El era un eminente fariseo, celoso de las tradiciones judías, sumamente legalista, y perseguidor de la Iglesia; hasta que Jesús se reveló a El y lo convirtió en la pieza clave para que el Evangelio llenara el mundo conocido de la época y el escritor más prolífico del NT.

Silvano es Silas (versión corta del mismo nombre). El era un destacado siervo en Jerusalén – profeta, que fue enviado junto con otro profeta llamado Judas a visitar las iglesias de parte de los apóstoles y ancianos de Jerusalén. Más tarde fue elegido por Pablo para tomar el lugar de Bernabé y emprender su segundo viaje misionero.
Timoteo fue un verdadero hijo espiritual de Pablo. Originario de Listra, de padre griego y madre judía, nunca fue circuncidado, pero sí fue instriudo por su madre y abuela en las Escrituras. Se convirtió durante el primer viaje misionero de Pablo. Al pasar por Listra en su segundo viaje, Pablo oyó de su buena fama y lo invitó a unirse a su equipo.

Contexto de las cartas.
Lo podemos leer en Hech.16:6-17:15.
Pablo está en su segundo viaje misionero acompañado por Timoteo y Silas. A traves de una visión, el Espíritu Santo les muestra que deben ir a Macedonia. Despues de predicar en Filipos y de ser encarcelados allí, se dirigen a Tesalónica.
Al final de tan solo tres semanas de predicar en la sinagoga, varios se convirtieron, “de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas”(Hech.17:4). Evidentemente se les prohibió seguir predicando en la sinagoga, por lo que se trasladaron a la casa de un hombre llamado Jasón. Fue entonces cuando los judíos no creyentes contrataron hombres malos y armaron un gran alboroto, por lo que Pablo y Silas tuvieron que abandonar la ciudad, dirigiéndose a Berea. Quedando los creyentes enfrentados a una gran persecución.
Despues de ser ultrajados en Berea por los mismos judíos que los habían perseguido en Tesalónica, Pablo va a Atenas, donde siente una gran carga por los recién convertidos tesalonisenses. Entonces manda a Timoteo para animarles y saber como estaban. Timoteo alcanza a Pablo en Corinto, donde le da reportes de la iglesia y desde allí escriben la primera carta y poco tiempo después la segunda.

Pablo va a Atenas, donde siente una gran carga por los recién convertidos tesalonisenses. Entonces manda a Timoteo para animarles y saber como estaban. Timoteo alcanza a Pablo en Corinto, donde le da reportes de la iglesia y desde allí Pablo escribe su primera carta y poco tiempo despues la segunda.

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013