¿Cómo es Dios?

No hay conocimiento más importante que el conocimiento de Dios. De nuestra idea de Dios (o la no existencia de El), depende nuestra precepción de nuestro origen, propósito y destino. Todo esto determina nuestras prioridades y valores.
Una correcta imagen de Dios, nos dará siempre una gran dosis de amor (incluido el amor propio), fe y esperanza.

 


¿Cómo conocer a Dios?

Antes de analizar cómo conocer a Dios, veamos como no conocerlo. La mayoría de las ideas equivocadas en cuanto a Dios, vienen de tres fuentes:

a. Al tratar de entender a Dios por medio de las circunstancias. Si yo interpreto lo que pasa en el mundo como actos de Dios, voy a concluir que Dios es injusto, parcial y hasta cruel.
La Biblia dice claramente que Dios dió al hombre libre voluntad y también la autoridad sobre la tierra. Dios no interviene en lo que pasa en este mundo, a menos que se lo pidamos, o que tenga que ejecutar un juicio debido a un incremento exagerado de la maldad. A Dios le duelen profundamente las injusticias y penunmbras que los hombres nos hemos ocasionado a nosotros mismos debido a nuestra decisión de alejarnos de nuestro Creador y hacer a un lado las leyes y principios que nos dió para nuestro bienestar.

b. Al tratar de entender a Dios basados únicamente en nuestro raciocinio. La única manera de llegar a una conclusión verdadera en cualquier asunto, es tener toda la información y ser objetivos. Sin embargo con Dios esto no es posible, porque estamos muy lejos de tener toda la información y tendemos a no ser objetivos, sobre todo cuando se trata de conclusiones que implican un cambio profundo en nuestro ser.

c. Al basarnos exclusivamente en la guianza de otro humano. A través de la historia se han levantado muchos auto proclamados “iluminados” que dicen haber hallado el camino a la salvación, etc. Los frutos en sus seguidores son siempre los mismos: una profunda ignorancia que los hace ser seguidores ciegos y/o fanatismo.

¿Cómo sí conocer a Dios?

• La primera fuente son los cielos mismos.

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.” Sal.19:1

Los cielos son el primer nivel en el conocimiento de Dios1. Por medio de ellos nos damos cuenta de Su existencia, pero no podemos establecer una relación profunda con El. Son como el “aquí estoy” de Dios. Al ver un hermoso amanecer o un sublime atardecer, podemos percibir, no solo la realidad de la existencia de Dios y Su grandeza, sino el hecho de que Dios es inmensamente bello.

• La segunda fuente es la Biblia.
Si tienes dudas de por que la Biblia es la Palabra de Dios, te invito a leer el artículo que aparece en www.vidaenplenitud.com/porquebiblia.htm

No hay manera de que lo menor entienda a lo mayor, sin que lo mayor se revele. Dios se ha revelado; nos ha dado una colección de escritos de historia, poesía, profesía y enseñanzas que nos explican los principios y leyes de Dios. La Biblia (que debe ser leída bajo la inspiración del Espíritu Santo de Dios), es el segundo nivel de relación con Dios. A través de Ella, podemos conocer como piensa Dios y bajo que leyes y principios nos creó.

• La tercera fuente es la que nos lleva al nivel más profundo en la relación con Dios. Esta fuente nos muestra el corazón y carácter de Dios. La fuente es Jesucristo.
“El que me ha visto a mi, ha visto al Padre” (dicho por Jesucristo en Juan 14:9)

La Biblia dice que Jesucristo es el Verbo de Dios. La palabra “Verbo” en griego es “logos”. Logos significa tratado o doctrina. Jesús es el tratado de Dios, la doctrina de Dios. En forma humana podemos mirar Su corazón, Sus actitudes, Su carácter, Sus valores, Sus pensamientos...

(Si quieres saber con más detalle quién es Jesús, te invito a leer el artículo que aparece en www.vidaenplenitud.com/jesus.htm)

Las tres escencias de Dios
El apóstol Juan fue el más íntimo de los amigos y discípulos de Jesús. El usa tres sustantivos (no adjetivos) para describir lo que Dios es. Veámoslos:

a. Dios es espíritu (Juan 4:24)
Esto quiere decir que Dios no está limitado a lo material. Si Dios fuera materia, estaría en un solo lugar a la vez. Porque es espiritual, está en todo lugar, todo lo sabe y todo lo puede.
Dios nos dió a cada uno de nosotros, además de una mente y emociones, un espíritu. La manera en que nos conectamos con Dios, no es por medio de nuestra mente ni nuestras emociones, sino nuestro espíritu.
Cuando nacemos espiritualmente al creer en Cristo, nuestro espíritu es renovado para que podamos entrar en contacto con Dios.

b. Dios es luz (1Juan 1:5)
Juan usa la luz para describir la naturaleza de Dios y contrastarla con las “tinieblas”. En la Biblia las tinieblas hablan de pecado, maldad, injusticia. Dios, por lo tanto, es santo y justo. Santo significa carente totalmente de maldad; es decir, Dios nunca tiene un deseo de daño ni malas intenciones. Es justo, porque al final, habrá un juicio y pagará a cada uno conforme a sus obras.

c. Dios es amor (1Juan 4:8)
En el idioma del Nuevo Testamento, el griego, existen varios nombres muy distintos que alcanzan la misma traducción al español “amor”. El que se usa para describir a Dios es “agape”. Agape significa afecto, buena voluntad, amor, benevolencia. Agape asigna un enorme valor al objeto amado. Agape no está basado en el objeto, sino en el sujeto, por lo tanto nunca cambia, porque no es condicional. El amor de Dios no tiene que ver con que lo merezcamos o no, sino con Su carácter: Dios es asi.

Dios con nosotros
“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.” Mat.28:19
Dios desea relacionarse con nosotros de tres maneras distintas: como nuestro Padre, como nuestro Amado y como nuestro Ayudador.

1. Nuestro Padre celestial.
El desea que le llamemos papá 2
El desea que confiemos en El 33
El desea que le obedezcamos 4
El nos corrije para nuestro bien 5
El quiere respondernos 6
El desea que le adoremos 7

2. Nuestro Amado Jesús.
Jesús hizo el acto de amor mas grande de la historia: morir por Su amada (nosotros, la Iglesia), para rescatarla de manos del que la tenía cautiva. A pesar de que nosotros le habíamos dado la espalda, Jesús pagó por nuestros pecados y murió en nuestro lugar.
El está siempre por nosotros y con nosotros 8.
El es nuestro amigo 9.
Jesús quiere que creamos en El; Y desea que seamos Sus amigos al seguir Sus enseñanzas y llevar fruto para El 10.

3.Nuestro Ayudador.
El Espíritu Santo recibe un título en la Biblia: el Consolador (o Parakletos)11 . Cuando alguien tenía un problema legal, se le asignaba un abogado que le ayudaba en todo; a ese abogado se le conocía como parakletos. De la misma manera, al tener comunión con El, el Espíritu de Dios nos ayuda en aquello que somos débiles: nos da poder, nos enseña, nos guía, nos da un lenguaje de oración, y muchas cosas más.

 

1 No estoy hablando de astrología ni cosa parecida, sino del sencillo hecho que al ver los cielos, estamos comprobando la existencia y la grandeza de Dios.
2
Romanos 8:15
3
Mateo 6:25-33
4
1 Pedro 1:2
5
Hebreos 12:5-11
6
Juan 14:13
7
Juan 4:23-24
8
Mateo 28:20; Romanos 8:31-34
9
Juan 15:15
10
Juan 15:16
11
Juan 16:7


Después de haber leído este breve estudio, te pregunto: ¿a caso no es Dios maravilloso?
Te invito a que le conozcas, que le abras tu corazón y que platiques con El. ¿Sabes que es lo qué mas le gusta a Dios? Cuando somos sinceros y honestos con El.
El Señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan en verdad. Salmo 145:18

¿Te gustaría estudiar y saber más de este tema?

Contáctanos

 

Derechos reservados © Centro Cristiano Plenitud. Puebla, México 2013